Ir al contenido principal

Rocío Moreyra: el handball con la fuerza de los vientos patagónicos

Tiene 14 años e integra el equipo Sub 14 femenino de handball. Es la segunda vez que participa de los Juegos Nacionales Evita representando a Tierra del Fuego.
A+ A-

Dos equipos de siete integrantes se encuentran en la cancha de handball. En el campo de juego los arcos reciben el lanzamiento de las deportistas que practican antes de su gran debut. Suspendida en el aire, Rocío Moreyra es una de las jugadoras que no deja de marcar goles. Un nuevo partido Sub 14 femenino está a punto de comenzar.

Rocío tiene 14 años, es oriunda de Ushuaia y es la segunda vez que participa de las finales de los Juegos Nacionales Evita, que se realizan en Mar del Plata. Compite en handball junto a sus compañeras en el Club Once Unidos de la ciudad balnearia.

Esta entusiasta deportista fueguina comenzó a jugar hace tres años. La primera vez que se probaron para una final de los certámenes más inclusivos de Latinoamérica fue en 2012. En esa ocasión quedaron en el sexto puesto en su disciplina. Este año, motivada por el compañerismo que existe en su equipo y por la pasión que siente al prepararse físicamente para los juegos, sueña con dar lo mejor en todos los partidos y llegar aún lejos.

Esta joven que, además, practica hockey, entrena dos horas por semana en el Ushuaia Rugby Club de su localidad. Para destacarse en este deporte tuvo que aprender las reglas,prepararse físicamente y adquirir determinadas técnicas. Rocío empezó a jugar en el colegio secundario en el que estudia y se terminó enamorando del handball.

“No me enfrenté con ningún obstáculo, me gustó mucho desde un principio este deporte. Sin embargo, a mi familia no le gustaba porque pensaban que era una disciplina muy masculina. Con el tiempo, me apoyaron y ahora están contentos de que haya competido en Mar del Plata”, contó la capitana de la delegación femenina de handball.

Además, Rocío destacó que el deporte le permitió hacerse de muchas amigas con las cuales comparte las ganas de crecer haciendo actividad física. Cuando los partidos son difíciles siente mucha adrenalina y sus ganas de ganar la motivan para superarse día a día. “Como valores del handball rescato la responsabilidad ya que te obliga a dormir y alimentarte bien y el compañerismo entre las integrantes del equipo”, concluyó la jugadora. Rocío es tan solo un ejemplo de los miles de jóvenes que aman el deporte.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas