Ir al contenido principal

Lucas Villanueva: una mirada del boxeo que rompe los estereotipos

Con apenas 14 años, este joven vive en carne propia cómo un deporte, que muchas veces genera prejuicios, cambia la vida de quienes lo practican. “La calle y la droga no tienen lugar en la cotidianidad de los chicos gracias a la disciplina del boxeo”.
A+ A-

Dos deportistas suben al cuadrilátero. Se ponen los guantes y el protector bucal. Con respeto chocan puños a modo de saludo inicial antes del combate. Los boxeadores dirigen su mirada hacia la esquina asignada, desde donde los alienta cada entrenador. Esto los motiva, les da confianza. El árbitro da la señal y empieza así el primer round. Empieza el sueño más anhelado: mostrar el talento en un torneo que puede ser el trampolín hacia el alto rendimiento deportivo.

Lucas Villanueva de 14 años es un joven oriundo de Quilmes, provincia de Buenos Aires. Es uno de los boxeadores 60 kg que participan de los Juegos Evita para demostrar que su destreza la adquirió a fuerza de horas y horas de entrenamiento. Esta pasión que siente por el boxeo se la trasmitió su padre, que también lo practicó desde muy pequeño. Juntos recorren este camino de sacrificio porque se trata de un deporte donde la disciplina lo es todo. “Hay que cuidarse, alimentarse sanamente, no tomar alcohol, entrenar, acostarse temprano, no salir mucho”, cuenta convencido Lucas.

Al tratarse de un deporte de combate donde dos contrincantes luchan utilizando sus puños con guantes, golpeando a su adversario de la cintura para arriba en secuencias de rounds, este estilo de pelea hace que quienes lo practican mantengan un respeto absoluto por el otro. Todos deben cumplir con el reglamento no sólo dentro del cuadrilátero sino en la vida misma. Así lo cree este atleta, que no duda en comunicar el verdadero espíritu del deporte: “del boxeador se tiene una imagen errada, de una persona que se pelea en la calle, pero no es así. Cuando empezás a hacer boxeo sos más cuidadoso, más educado. Este deporte está bueno para sacar a los chicos de la calle y de la droga porque se necesita ser disciplinado. Entrás en otro mundo gracias al boxeo. Te cambia la vida”.

Lucas no sólo se dedica a entrenar, también tiene muchas responsabilidades a cuesta y asegura que el boxeo le da fuerzas para hacer todo: “vivo junto a mi papá y mi hermana menor. Un día en mi vida comienza levantándome temprano y llevando a mi hermana a la escuela. Yo voy al colegio también y al mediodía le hago la comida cuando mi papá no está. Lavo los platos. Y después a entrenar. A la noche me pongo a estudiar y luego a dormir”. El tiempo que le dedica al deporte es de dos horas por día, de lunes a sábados. En el gimnasio se pone en estado físico, salta a la soga, hace bolsa, guanteo; y va a clases de natación.

El deporte es una herramienta fundamental para alejar a los adolescentes del consumo de drogas. Muchos chicos como Lucas eligen la actividad física porque favorece el desarrollo de hábitos que enlazan la inteligencia, la motivación y la acción; fomenta el esfuerzo personal y grupal en la consecución de metas; contribuye a interiorizar la existencia de normas y a participar en su establecimiento y respeto.

Los Juegos Evita, entonces, son el espacio donde los jóvenes con su ejemplo muestran que un estilo de vida más sano es posible. Una vida donde el deporte se convierte en una alternativa válida que previene las adicciones.

 

"Este deporte está bueno para sacar a los chicos de la calle y de la droga".

Lucas Villanueva

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas