Ir al contenido principal

LMC Percusión: con el sonido de la identidad regional

Es un emprendimiento de la ciudad de Buenos Aires que se dedica a desarrollar instrumentos de percusión de origen africano. Su fabricación los convierte en una propuesta exclusiva e innovadora.
A+ A-

LMC Percusión es una iniciativa enmarcada en la economía solidaria que nació en 2008 en el barrio de Parque Chacabuco, ciudad de Buenos Aires. Fue fundada por la pareja de artesanos Ignacio Fernández Farion y Débora Sayanes y se dedica a fabricar 32 tipos de instrumentos de percusión de origen africano con influencias de América Latina.

El producto estrella es el “shekere”, que funciona como sonaja y al mismo tiempo un tambor. Se utiliza agitándolo y/o golpeando la parte inferior del cuerpo con la mano (tambor). LMC Percusión ha creado diferentes versiones del shekere, todas con excelente durabilidad y variedad de sonidos. Su variada producción incluye además afuche (sonaja), tambor, güiro, maraca, caja peruana, cascabel, entre otras elaboraciones.

Cuentan también con una novedosa línea de instrumentos musicales para niños (mini shekere, mini afuche, golpeador, pandeiro, tambor y maraca) y sets musicales de 2 y 4 instrumentos, ideales para ejecutar ensambles rítmicos.

La calabaza es la materia prima de la mayoría de las producciones de LMC. Estos porongos se cultivan en la región mesopotámica de Argentina. En un notable esfuerzo, los emprendedores viajan 2 veces por año a Misiones, Corrientes y Entre Ríos para recolectar porongos en diversas plantaciones.

Este año el emprendimiento participó de la tercera edición de Tecnópolis, la megamuestra de ciencia, arte y tecnología más grande de Latinoamérica. Para Ignacio y Débora esta fue una experiencia clave en cuanto a la visibilidad que obtuvieron los productos de LMC y los vínculos que lograron establecer con otros pequeños emprendedores de todo el país.

“Tuvimos muy buena recepción. Nos felicitaban por el sonido de los instrumentos, los diseños y las terminaciones. Fue emocionante. Es muy difícil ser visible frente a tantos grandes lutieres y Tecnópolis nos dio esa posibilidad. Esta experiencia nos impulsó a seguir creciendo”, cuentan Ignacio y Débora.

Actualmente, LMC percusión comercializa sus productos en casas de música de Parque Chacabuco, y a través de Internet. Otros canales de comercialización son eventos y festivales sobre percusión y la Ferial Artesanal de Parque Centenario.

De cara hacia el futuro, esta iniciativa proyecta generar una red asociativa con los productores de calabaza de la región litoraleña, a fin de efectivizar el acopio de materia prima. Ignacio sueña incluso con tener su propia plantación de porongos destinados exclusivamente a trabajos de luthería.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas