Ir al contenido principal

La historia del judoca jujeño que eligió el deporte y no las drogas

Matías Torres tiene 14 años y es de San Salvador. Cuenta cómo el acceso al judo le permitió evitar las “malas influencias de mi barrio”.
A+ A-

Una mañana lluviosa en la ciudad de Mar del Plata es el escenario del primer día de competencias. Las colchonetas cubren todo el piso del gimnasio del Colegio Colinas de Peralta Ramos, mientras chicos y chicas de la categoría Sub 14 de judo esperan ser llamados para competir. Entre ellos está Matías Torres, que con 14 años vino desde Jujuy para representar por primera vez a su provincia en los Juegos Nacionales Evita.

El joven jujeño practica judo hace 3 años: “elegí este deporte para alejarme del barrio donde hay drogas y malas influencias. No quise meterme en eso y decidí buscar qué hacer”. Matías agrega: “un día en la escuela primaria nos dieron a elegir al judo como materia optativa. Pensé que era un arte marcial, fui, me gustó y me quedé. Gracias a esa disciplina tengo la oportunidad de estar hoy en Mar del Plata”.

“El deporte es ante todo es una buena influencia para crecer. También una forma de conocer distintas provincias y amigos, tener una manera diferente de ver el mundo”, comenta Torres. Mientras repite uno de los consejos de su profesor Guido: “esto es una familia y uno con un hermano no se puede pelear”.

Un día en la vida de este judoca norteño comienza bien temprano para ir al colegio en el turno mañana. Después “ansioso por ir a judo, hago los dos horarios porque me gusta mucho entrenar. Tanto que voy al horario de los nenes de 19 a 20:30 y también me quedo en el de 20:30 a 22:00 con los más grandes. Antes solo practicaba en la escuela, pero ahora, gracias a la Secretaría de Deporte tengo un club dónde entrenar”.

Con timidez, Matías también nos habla de alguno de los obstáculos para realizar sus actividades: “mi mayor problema diario es el pasaje para el colectivo y pedirle a mi mamá que junte dinero para poder pagarme los viajes”.

Llegar a los Evita es para Matías un orgullo: “estoy representando a mi provincia, a mi gente. Es muy importante haber podido llegar hasta aquí”. A la hora de competir, los primeros segundos que va contando el reloj son claves, “hasta que uno de los dos competidores entra al primer lance y ahí se define todo”, comenta el joven jujeño.

Para concluir el deportista narra que le gustaría dedicarse a esta disciplina de manera profesional, aunque tiene claro que no es el único que tiene ese sueño. “Quiero destacarme en judo y también en lucha olímpica. Si quiero llegar ahí tengo que vivirlo, soñarlo, hacer todo para llegar. Hoy somos miles de personas que queremos hacerlo de forma profesional y sólo lo van a lograr los que sumen esfuerzo y dedicación”.

 

 

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas