Ir al contenido principal

Julio Ayala: un protagonista de los Juegos Evita de ayer

Es correntino, tiene 70 años y participó en fútbol en los certámenes del deporte social realizados en 1955. De aquel equipo litoraleño, además de él, varios de sus compañeros llegaron a jugar en primera división.
A+ A-

Desde aquellos días de 1955, Julio se despierta cada mañana recordando su posición en el campo de juego. Reconoce desde el recuerdo, cada compañero con el que corrió y gritó goles en cada partido. Con la mirada perdida, lleno de orgullo y de nostalgia, se dirige al sitio donde conserva una de las pelotas con las que jugó en aquel momento.

Julio Ayala es oriundo de la provincia de Corrientes, tiene 70 años y una vida marcada por los Juegos Evita de la primera época, antes de que la llamada “Revolución Libertadora” hiciera trizas la esperanza popular. Es una de las muchas personas cuyas historias se entrecruzan con estos juegos del deporte social, que constituyen el certamen deportivo más inclusivo de Latinoamérica.

“Participé en el 55 con el equipo del barrio Punta Vidal, y siempre los Juegos Evita fueron parte de mi vida, si hasta guardo una pelota con la que jugamos”, cuenta Julio. Y agrega: “éramos de familia muy pobre, tengo un hermano mayor que jugó al básquet. De los 5 a los 7 años estuve internado en un hogar de niños humildes, y cuando llegó la Libertadora una noche entraron varios encapuchados y rompieron todo. Los colchones, las cortinas, y fuimos a parar a la calle”.

Julio recuerda con cariño su participación en los juegos y reconoce que representaron una oportunidad para que muchos continuaran sus carreras deportivas a nivel profesional: “fuimos creciendo. Nuestro equipo era del barrio llamado Camba Cuá (cueva de negros, en idioma guaraní), pertenecía a una escuela de salesianos, a Pío XII. Había pibes que también jugaban bien, incluso algunos llegamos a primera. Estaban Luraschi, que después fue a River; y Ginés González, a San Lorenzo. Yo lo hice en Talleres de Córdoba en el Nacional del 68, pero mi corazoncito siempre estuvo en Boca Unidos de Corrientes y Boca Juniors”, afirma sonriente.

Además, este protagonista de los Juegos Nacionales Evita de ayer destaca cómo crecieron hoy estas competencias. En este sentido, afirma: “hay que verlos, caminarlos, sino se hace demasiado difícil imaginar su magnitud. Cada año que me toca participar, crecen, y uno que la pasó “brava” sabe lo lindo que es formar parte de esta iniciativa deportiva. Si hasta recuerdo que nosotros llegamos en fútbol a las finales con Santa Fe y como premio hubo un viaje a la costa”.

Hoy, como hace 60 años, hay muchas historias similares a las de Julio Ayala que se construyen en base al compañerismo, el juego en equipo y la amistad. Son millones los jóvenes de todo el país, que a través de estos juegos del deporte social que fomentan la formación y la inclusión, se esfuerzan a diario para crecer como futuros profesionales en el ámbito deportivo y hacer lo que los apasiona.

 

JUEGOS-NACIONALES-EVITA

 

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas