Ir al contenido principal

Jorge Gibss: una historia que sí tiene el horno para bollos

Un emprendedor que realiza panificados en el pequeño pueblo de Palmira, Mendoza, pudo incrementar su producción con la llegada del Tren de Desarrollo Social y Sanitario.
A+ A-

 

Una mañana de 2008 Jorge escuchó la llegada del Tren de Desarrollo Social y Sanitario a la ciudad de Palmira, provincia de Mendoza y se acercó para ver de qué se trataba. Recorrió el andén a lo largo de los nueve vagones y se enteró de que allí brindaban asesoramiento para acceder a las políticas sociales. Fue entonces cuando ingresó para contar cuál era su trabajo y poder recibir el impulso que necesitaba para su emprendimiento.

Jorge Gibbs se dedica desde hace varios años a la elaboración de panificados, principalmente, para panchos. Gracias a la presencia territorial del Ministerio de Desarrollo Social a través del Tren, pudo realizar los trámites para acceder a un microcrédito. Esta herramienta le permitió comprar una máquina para amasar pan, una sobadora, una cortadora de fiambre y materia prima para incrementar su producción.

Desde entonces, todas las mañanas se levanta temprano para amasar panes, pizzas y panchos que vende en su kiosco. “Siempre mis padres me enseñaron que hay que trabajar y estudiar y que el trabajo dignifica”, relata Jorge, y valora que gracias a su esfuerzo pudo ver crecer a su emprendimiento.

A partir del impulso que recibió del ministerio, su producción ha crecido considerablemente y esto le permitió expandirse y agrandar su cartera de clientes, todos integrantes de su comunidad. Como devolución de parte del préstamo que recibió, Jorge elaboró pizzas por un valor del 20 por ciento del importe obtenido y las entregó al comedor de la escuela Domingo Guevara de su pueblo.

Pero el impulso a su proyecto no fue sólo monetario, ya que el programa contempla un proceso integral, en el cual el emprendedor social es acompañado y asistido técnicamente. El objetivo es que los emprendedores puedan sostener su actividad a lo largo del tiempo, expandirla y devolver el dinero prestado.

Jorge transita a diario por el pueblo con su bicicleta y vive orgulloso de su trabajo y su oficio de panadero. Asegura “me siento bien porque nos tienen en cuenta, vivo en un pueblito bastante alejado de todo, pero me siento acompañado.”

 

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas