Ir al contenido principal

Hernán Venturini: un luthier comprometido con el medio ambiente

Fabrica guitarras, bajos y otros instrumentos musicales con cajones de verdura, pallets y maderas descartadas que él mismo recicla. Participó de la Feria de Luthería que realiza el ministerio y hoy transmite sus saberes a jóvenes que quieren aprender el oficio.
A+ A-

Para Hernán Venturini el oficio de luthier se forma con una cuota de amor por la música y una gran vocación para trabajar la madera. Además de estas cualidades, Hernán le suma a su trabajo cotidiano su compromiso con el cuidado del medio ambiente: fabrica guitarras eléctricas, bajos y otros instrumentos musicales con cajones de verdura, pallets y maderas descartadas que él mismo recicla artesanalmente.

“Siempre fui una persona interesada por la ecología. Tengo la capacidad de ir viendo por la calle los materiales que puedo reciclar. Hay tantos pallets y cajones de verdura tirados por la calle que dije: ‘Voy a armar algo con esto’”, afirma Hernán, que tiene 39 años y vive en el barrio porteño de Caballito.

Aprendió el oficio de la mano del reconocido luthier José Mercuri, quien le transmitió la pasión por este arte. Todos los productos que elabora se destacan por combinar una estética innovadora y un sonido de alta calidad. Además, trabajar con materiales reciclados le permite bajar los costos. Estas características hacen que los instrumentos también puedan ser usados usados en actividades educativas y de formación.

Participar en la Feria de Luthería organizada por el ministerio en la Manzana de las Luces le permitió a Hernán dar a conocer su emprendimiento y que muchos visitantes se interesaran por lo que hace, así como intercambiar experiencias con otros artesanos.

Transmitir los saberes sobre su oficio a los más jóvenes es otra de sus pasiones. Daniel Cabral, de 23 años, es uno de sus alumnos y ayudante en el taller: “Hernán es mi maestro, mi mentor. Me enseñó todo lo que sé de luthería. Al principio iba al taller y miraba cómo trabajaba, le hacía preguntas y así fui aprendiendo. Cuando termino un instrumento me siento realizado y muy contento”, cuenta, con alegría.

Hernán reconoce los valores que conlleva enseñar y transferir saberes: “Cualquier oficio tiene una importancia social e individual inmensa. A mí, mi maestro me dio un medio de vida y a su vez, la gente que aprendió conmigo hoy vive de lo que yo le enseñé”.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas