Ir al contenido principal

El Colte: orgullo de tejer el poncho tradicional salteño

Es una iniciativa integrada por 20 familias artesanas que se dedican a elaborar ponchos, ruanas, pulóveres, entre otros tejidos. Todos los fines de semana ofrecen sus productos en la Feria Permanente de Seclantás.
A+ A-

“El Colte” es un paraje compuesto por veinte familias, en su mayoría artesanos teleros, se ubica en el alto Valle Calchaquí, en las afueras de Seclantás, sobre la ruta provincial 42. En los Valles Calchaquíes, hablar de “El Colte” es hablar del poncho tradicional salteño. Aquí se inicia o finaliza el Camino del Artesano Calchaquí (Cartec), donde se conserva una de las más importantes tradiciones en telar criollo del país.

Las hermanas Marcela y Silvia Gonza, y Elio Choque permanecen tejiendo la mayor parte del día. Lo hacen con dedicación y entusiasmo, prestando toda su atención en el detalle del hilo que atraviesa otro hilo para luego unirse y comenzar a formar lo que será el poncho típico salteño.

Estos tres artesanos pertenecen a dos de las familias tejedoras más reconocidas en estos valles. El paisaje se completa con un puñado de casas/talleres de adobe que se extienden por la montaña. Cada patio muestra la intimidad de los telares en permanente movimiento. Aquí, todas las creaciones se trabajan y se exhiben al aire libre brindando más color a la naturaleza.

Los artesanos muestran orgullosos el oficio. “En el Cartec se confeccionan principalmente ponchos, pero además, frazadas, alfombras, tapices, fajas, bolsos, ruanas, pulóveres, medias, gorras y telas como el picote y el barracán. En la actualidad muchas familias tienenhasta tres generaciones de artesanos ejerciendo el oficio”, detalla Marcela.

Al ver la calidad de los trabajos se destaca de inmediato el reconocimiento que los productos tienen en el mercado. Parte de esta perfección se debe a la materia prima: una lana de máxima calidad que ellos mismos se encargan de hilar y que intercambian mediante unbanco de lana. “Para el poncho tradicional salteño se usa la lana de llamas, ovejas y muy ocasionalmente de vicuñas, mientras que su elaboración demanda como mínimo unos quince días”, apunta Silvia Gonza.

La Feria Permanente, donde estos emprendedores artesanales comercializan sus productos, desde mediados de 2013 funciona en la plaza principal de Seclantás, todos los fines de semana. Es una de las estrategias de comercialización que viene llevando a cabo el Ministerio de Desarrollo Social, junto a municipios y productores de todo el país.

Tener una feria permanente en el pueblo es un agregado más para seguir mostrando nuestros productos pero también nuestra cultura. Aquí llega gente de todo el mundo y cuánto más podamos dar a conocer nuestra identidad y nuestros valores, más reconocimiento tendrá nuestro trabajo”, explica Elio Choque.

A través de las ferias permanentes ellos, como otros tantos productores y artesanos de la Argentina, logran una relación directa con los consumidores. Generan redes a nivel local, provincial y regional, y fortalecen la integración de los distintos emprendedores de la Economía Social, entre sí y con el mercado formal. Además, estos espacios son una oportunidad para acceder a productos de calidad y precios justos, respetuosos de la cultura, la historia, los valores y los saberes de cada territorio.

 

"Tener una feria permanente en el pueblo es un agregado más para seguir mostrando nuestros productos y también nuestra cultura”.

Elio Choque (Artesano)

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas