Ir al contenido principal

Daniel Solís, protagonista en los Juegos Evita de ayer y hoy

Nació en Misiones hace 76 años. Participó, en los certámenes de 1951, en fútbol; y continúa compitiendo. Se desempeñó en las finales de tejo que tuvieron lugar en la ciudad de Mar del Plata.
A+ A-

Daniel Alejandro Solís es misionero y tiene 76 años; compitió en los Juegos Nacionales Evita 2012 en tejo. Su primera participación fue siendo adolescente, en los torneos de fútbol de 1951. Hoy comparte junto a su nieto la experiencia de jugar, divertirse y hacer amigos en las competencias del deporte social.

Solís, que en 2012 volvió a las finales de los Juegos Evita para tratar de revalidar su título nacional de tejo, durante su juventud, no sólo jugaba al fútbol como marcador de punta izquierdo, sino que además practicaba atletismo y voleibol, la pasión de su nieto Matías.

“Para nosotros jugar en aquellos estadios significaba mucho, era maravilloso. No voy a decir que las canchas se llenaban, pero sí que a veces superaban el 50 por ciento de la capacidad. Yo siempre fui fanático de San Lorenzo y gracias a los juegos, pude conocer a mi ídolo de entonces, el arquero Blasina. El “Flaco” era el mejor de todos, sus brazos le llegaban a la altura las rodillas”, recuerda con emoción Daniel.

“Mi sentimiento es enorme. Los Juegos Evita también hicieron posible que yo conozca Buenos Aires y todos esos estadios; y hoy les permiten a muchos pibes ver por primera vez el mar. Disfruto mucho de estar acá, de tener cerca a mi nieto y transmitir este mensaje a los más jóvenes: el deporte es el mejor camino. El deporte es salud”, enfatiza Solís, quien entre otras cosas, aprendió del deporte que nunca hay que darse por vencido.

Daniel, vuelve a representar a su provincia en tejo, al igual que en 2010 y 2011. Lo hace acompañado por su esposa y su nieto, quienes también comparten su pasión por el deporte. Con su vasta experiencia en los certámenes deportivos, este adulto mayor misionero, a pesar de los obstáculos que tuvo que superar, asegura que el deporte le cambió la vida y le permitió tener amigos de todas las edades y regiones del país.

“Los Juegos Evita son un movimiento cultural y deportivo muy importante, de gran dimensión. En mi época se jugaba sólo fútbol y básquetbol, mientras que ahora hay 19 deportes y personas de todas las edades, este crecimiento es histórico. Estoy realmente feliz por compartir esta experiencia una vez más”, finaliza sonriente Daniel.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas