Ir al contenido principal

Azúcar orgánica misionera, sana y natural

La cooperativa "Nueva Unión" está formada por 63 agricultores familiares que se unieron para producir y comercializar azúcar rubia y otros derivados, producidos sin agroquímicos. Con el apoyo de Desarrollo Social accedieron a microcréditos y a herramientas para mejorar su producción y aumentar sus canales de venta.
A+ A-

Para producir caña de azúcar es necesario contar con condiciones de suelo muy particulares, que se dan en Fracrán, una pequeña colonia de la provincia de Misiones. Allí, un grupo de agricultores familiares decidió cambiar la producción de tabaco por la de azúcar rubio, miel de caña y otros derivados. El valor diferencial es que lo producen y procesan de manera natural, libre de agroquímicos. Esto les permite generar ingresos y traspasar los conocimientos sobre labrado y cosecha a las nuevas generaciones.

La elaboración de azúcar orgánico, el melado y la rapadura son las posibilidades de trabajo a partir de la caña de azúcar. Ahora es la apuesta de estos emprendedores que se agruparon como la cooperativa de trabajo “Nueva Unión”. Su objetivo es potenciar la inserción en el mercado de los pequeños productores locales y trabajar en conjunto para poder dar respuesta a la demanda de mercadería que se fue generando.

“En mi vida pensé que iba a cortar la caña o hacer dulce, pero aprendí de mi abuelo y mi papá”, cuenta Natalia Goncalves, presidenta de la cooperativa. Explica que el tipo de azúcar que producen es de una excelente calidad ya que no cuenta con añadidos químicos: “A veces preguntan por qué el azúcar rubio no endulza tanto como el blanco. La respuesta es que no tiene ningún agregado en el proceso. El dulce que tiene es natural de la planta, igual que comer una fruta”.

Los habitantes de Fracrán aprendieron a amar la tierra donde nacieron y la pasión por cultivar en ella es transmitida de generación en generación. Orgullosos, se definen como campesinos, pequeños agricultores que trabajan la tierra junto a su familia, procurando producir alimentos naturales. Entre las actividades principales de la zona también se encuentran los cultivos tradicionales como maíz, mandioca, yerba, té y porotos.

“Es una producción totalmente ecológica, que nos da la tranquilidad de que no nos va a hacer mal a la salud. Todos los colonos fuimos alguna vez tabacaleros y sabemos el riesgo que implica. Además, cada vez más gente consume productos ecológicos, es un mercado en expansión”, sostiene Sandra Kur, integrante de la cooperativa.

La cooperativa tiene 63 socios. Con el apoyo de Desarrollo Social accedieron a microcréditos y herramientas de trabajo para labrar más rápido la tierra y mejorar su productividad. Además, lograron identificar sus productos bajo la Marca Colectiva “Red Cañera, una dulzura que alimenta”, lo que les permitió aumentar sus canales de venta y llegar a distintos rincones del país.

La innovación tecnología, la capacitación y el intercambio de ideas y experiencias son importantes para que estos productores familiares misioneros sigan creciendo. “La cooperativa es una herramienta de trabajo. Vivo de esto y estudio para ser técnico superior en gestión y asesoramiento ambiental. Quien compra azúcar orgánica en primer lugar está apoyando la agricultura familiar, a productores que trabajan de manera unida y que cuidan el medio ambiente. Y en segundo lugar, consume un producto sano”, dice Juan Domingo Sawalich, el más joven de la cooperativa.

 

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas