Ir al contenido principal

Concentración y escucha atenta: habilidades que Natalia Rubiales despliega en su juego

Esta deportista salteña compitió en torboll en los Juegos Nacionales Evita. Rescata que la disciplina incluye a las personas no videntes y las integra a la sociedad.
A+ A-

La cancha está en silencio. Tres jugadores arrodillados sobre alfombras azules esperan escuchar el sonido del silbato que dará inicio al partido de torboll. Con antifaces cubriendo sus ojos y un arco por detrás de sus ubicaciones, los deportistas están preparados para armar una barrera y evitar el gol del equipo contrario. Una de esas jugadoras es Natalia Medina Rubiales.Te invitamos a conocer su experiencia en las finales de los Juegos Nacionales Evita 2014, que se realizaron en Mar del Plata.

Oriunda de Salta capital, esta joven de 13 años compite por primera vez en los certámenes más inclusivos de Latinoamérica representando a su provincia junto a sus tres compañeros de delegación. Natalia comenzó a practicar torboll dos años atrás. Al principio lo hacía para divertirse y desde hace un tiempo comenzó a hacerlo profesionalmente.

Esta entusiasta jugadora entrena en un colegio para personas no videntes. Lo hace dos veces por semana, una hora cada día. Si bien siente que es buena atacando, Natalia manifiesta que a veces le cuesta escuchar la pelota, se le dificulta la defensa. Por eso, sigue practicando para mejorar día a día.

“Nos compraron las alfombras, las cuerdas para desarrollarnos en la disciplina”, cuenta sonriente la salteña. Además, sobre sus inicios en la disciplina, recuerda que quienes le abrieron las puertas al mundo del deporte fueron sus docentes: “me enseñaron a jugarlo y a amarlo. Organizaban campeonatos en la escuela y nos enseñaron las reglas”.

Su mamá y su abuelo también son personas no videntes. Natalia es la primera persona en la familia que se dedica al deporte de manera profesional y lo disfruta mucho. El torboll es todo en su vida. Esta niña disfruta también del arte; otros de sus hobbies es dibujar.

Respecto a su vivencia en Mar del Plata, la jugadora está muy satisfecha. Relata que la experiencia le parece única e inolvidable porque le gusta compartirla junto a sus amigos. De hecho, se hizo de amistades nuevas que llevará en su corazón.

Como valores de este deporte, Natalia rescata que se incluye a las personas no videntes las integra a la sociedad. Para el futuro le gustaría dedicarse al torboll y representar al país en su disciplina. Asimismo, la coordinadora de torboll en estas competencias, Miriam de Blass sostiene que este deporte fue incorporado este año en los Evita porque es un deporte dinámico para practicarlo. Participaron de los juegos 11 provincias de todo el país con equipos de cuatro personas.

“Hay que desarrollar la velocidad, el oído y la concentración. Es un deporte netamente de sonidos. Hay que escuchar la pelota y las sogas con sonajas. Por eso, es importante prestar mucha atención y estar atentos al movimiento de la pelota”, informó la referente deportiva.

El torball se incorpora como disciplina en los Juegos Nacionales Evita 2014. Es un deporte de equipo que es practicada por personas con discapacidad total o disminuida de la vista. El juego se realiza con un balón con cascabeles en el interior produciendo sonido para que los jugadores escuchen la trayectoria del mismo.

Los atletas deben utilizar antifaces protectores en el campo de juego para que los jugadores que poseen distintos niveles de visión puedan competir juntos. La pelota cruza la cancha y los jugadores deben bloquearla con todo su cuerpo para que no atraviese la línea de gol.

Los Juegos Nacionales Evita son el evento de deporte social que fomenta la inclusión y la participación deportiva con igualdad de oportunidades. Por este motivo incluye competencias para jóvenes deportistas con discapacidad de todo el país. Otras de las disciplinas deportivas en las que compiten son las siguientes: atletismo, natación, básquetbol, fútbol y tenis de mesa.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas