Proteger a los más vulnerables, para nosotros es ley.
A- A+

Todos tenemos derecho a vivir en condiciones dignas. Sin excepción. Por eso, trabajamos para que quienes estén en situaciones de máxima vulnerabilidad -como adultos mayores sin recursos, personas con discapacidad, o madres de 7 o más hijos- resulten amparados. Los apoyamos económicamente mediante la asignación de pensiones que no requieren de aportes para su otorgamiento.

Durante décadas el acceso a las pensiones no contributivas estaba limitado a unos pocos: solamente era posible recibir una en caso de que se produjera una baja en el sistema previsional. A partir de 2003, esto cambió: todas las personas tienen derecho a la seguridad social.

De este modo, ayudamos a aquellas personas que cumplen estos requisitos:

  • Estar sin amparo previsional o no contributivo.
  • No poseer bienes, ingresos ni recursos que permitan su subsistencia.
  • No tener parientes obligados legalmente a proporcionarles alimentos o que, teniéndolos, se encuentran impedidos para hacerlo.

 

En el caso de las pensiones a la vejez se otorgan a personas mayores de 70 años; las de invalidez a quienes presenten un 76 por ciento o más de discapacidad; y las destinadas a madres a aquellas que tengan de 7 o más hijos biológicos o adoptivos.

Porque conteniendo a quienes más lo requieren crecemos como comunidad, es que garantizamos que todas las personas accedan a las condiciones básicas para sostenerse y desarrollarse.

 

¿Dónde tramitarlo?

Para acceder a una pensión no contributiva, encontrá el Centro de Atención Local más cercano en el mapa interactivo.

¿Cómo accedo?

Conocé cómo accerder a Pensiones no contributivas.