Títeres para reflexionar sobre la violencia de género y las adicciones

El ministerio presentó en Buenos Aires y La Rioja dos obras de títeres para chicos y adultos que abordan la violencia de género, las adicciones y el amor desde situaciones cotidianas. Las vieron más de 1000 personas, quienes después de cada función debatieron sobre lo que más les preocupa.


Los títeres generan diversión y risas. Muchas veces, estos muñecos también sirven para abordar temas como violencia de género, las adicciones y el amor. Esto sucedió la semana pasada en las localidades de Verónica y La Rioja, donde más de mil chicos y adultos disfrutaron de obras del programa Expresión y Desarrollo, del ministerio. Después de cada función, debatieron y reflexionaron desde sus vivencias personales.

Adolescentes de 13 a 18 años de Verónica, Buenos Aires, vieron en sus escuelas “La Historia de un Valiente”, una obra que apunta a trabajar el problema de adicciones haciendo foco en los vínculos y las personas afectadas. “Intenta que nos preguntemos qué pasa con la comunidad, los lazos familiares y cuán reflexivos somos con los problemas de los chicos”, explicó Nicolás Martinasso, uno de los titiriteros que viajó a la localidad.

Lucas Moldes, uno de los jóvenes del público, comentó: “Tiene mucha razón lo que dice la obra, a veces los que tienen más poder que uno te inician en esto y terminas mal” y comentó que “tiene amigos que están metidos en las drogas y no pueden salir”.

Hace dos semanas también estuvieron recorriendo La Rioja con la obra “Basta! Un acto de justicia poética”, que cuenta la historia de una pareja y sus conflictos cotidianos, que termina cuando la mujer dice “basta” y deja a su marido. Se presentaron en escuelas, universidades e instituciones municipales, a las que concurrieron 500 personas.

En una de las funciones, Juan Andrés, que tiene 9 años, comentó: “¡Rosita Margarita del Campo (la protagonista de la obra) es muy valiente!”. Su mamá, Herminia, se acercó especialmente a los titiriteros y les dijo: “Gracias por presentarle esta problemática también a nuestros chiquitos”.

Al final de cada función se abrió un espacio para que el público pudiera debatir y reflexionar desde situaciones personales. “Los jóvenes se vuelven un poco más sobre sí ante estos temas, pero lo importante es ir despacio y escuchar lo que se verbaliza,  porque estamos convencidos de que se van con una inquietud y lo dialogaran con sus pares, los talleristas del Hogar o en familia”, dijo Martinasso.

Las mismas obras recorrieron distintas escuelas y universidades de todas las provincias del país. La última de este mes es el jueves 22 en un Centro de Adultos Mayores en Remedios de Escalada, provincia de Buenos Aires.