Ir al contenido principal

Un taller de confección de muñecos que une a las familias de Córdoba

Un grupo de mamás y abuelas del jardín José Malanca, del barrio Marqués Anexo de Córdoba, participa de un taller que organiza el Centro de Referencia local con las maestras de la comunidad. Buscan fortalecer los vínculos y generar espacios en los que chicos y grandes desarrollen la imaginación y puedan expresarse.
A+ A-

Cada vez que los chicos juegan con muñecos, liberan su imaginación y los hacen vivir sus sueños y fantasías. Cuando esos juguetes son elaborados por sus propias mamás, tienen un valor especial. Para esto, el Centro de Referencia del ministerio, realiza todas las semanas un taller para que las mamás y abuelas de los chicos del jardín de infantes José Malanca, del barrio Marqués Anexo de Córdoba, puedan aprender a construir muñecos de vellón de lana y usarlos para narrar cuentos.

“En el taller aprendí a darle vida a los muñecos. Con ellos les cuento historias a mis cuatro hijos, me hace acordar a mi propia niñez cuando mi abuela me relataba historias increíbles”, cuenta Cecilia Criado. Al compartir este espacio con sus hijos, busca transmitirles la pasión por escuchar relatos para que aprendan a expresarse mejor y dejen fluir su imaginación. “Mediante esta actividad evoca muchos recuerdos de la infancia”, agrega.

El taller forma parte de un proyecto de literatura barrial que busca fortalecer los vínculos familiares. A través de la fabricación de los muñecos se incentiva la lectura y el valor de crear historias en familia. “Trato de no faltar porque en este espacio encuentro mucha contención de mis compañeras. Te das cuenta que no sos la única a la que le suceden cosas y podes expresar lo que te pasa. Gracias a esto puedo brindar a mis chicos algo distinto: ellos crean la historia y juntos armamos los muñequitos en casa. Es un trabajo en equipo”, dice María Eugenia Pedernera (42), otra de las mamás que concurre al taller.

“Aprender esta técnica artística me ayudó porque cuando me quedé sin trabajo, comencé a fabricar llaveros y artículos de vellón que luego vendo en ferias de artesanos”, relata Eugenia. Su profesora, Cristina Orellano, señala que se trata de una técnica antiquísima: “El vellón es un material anterior al hilado y a la formación de la lana que se teje comúnmente. Se comprime el material con una aguja especial que tiene unas púas que hace que al pinchar sistemáticamente la lana se vaya comprimiendo y adquiriendo volumen”.

Las mamás aprenden la técnica en una o dos clases. En general este tipo de muñequitos no tienen expresión. Apenas se les hacen ojos, porque cuando se cuenta una historia los personajes pasan por diversos estados anímicos. “La idea es que los niños o personas que estén observando y escuchando el cuento, imaginen todas las expresiones de la cara, explica Cristina.

El arte de diseñar estos muñecos proporciona a chicos y adultos la posibilidad expresarse y desarrollar su fantasía. A la vez son un medio para revelar posibles temores y frustraciones. “Los niños en general juegan a que los muñecos se hablan entre sí, se cuentan experiencias de vida. Lo importante es que con ellos compartamos momentos con nuestros hijos y siempre les transmitamos mensajes positivos con los cuentos”, finaliza la docente.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas