Ir al contenido principal

Un curso para que las personas con discapacidad aprendan a hacer huertas

A través del programa Pro Huerta, del ministerio, 47 personas con discapacidad participaron de un taller sobre siembra y cultivos orgánicos. Allí les enseñan cómo armar sus proyectos productivos y generar una salida laboral.
A+ A-

Para brindarles más posibilidades de inserción laboral, el ministerio de Desarrollo Social brindó un taller de capacitación sobre creación de huertas orgánicas a personas con discapacidad, a través del programa Pro Huerta. La actividad se realizó en el Hipódromo de San Isidro, en conjunto con la municipalidad, donde pudieron trabajar en un espacio de huerta y aprender las diferentes técnicas de siembra, cuidado y cultivo.

El objetivo principal de este programa es dar a personas con discapacidad la posibilidad de aprender un oficio, generar compromiso y constancia en las tareas, para que ganen autonomía. Además, refuerza la autoestima y crea espacios para que puedan concretar sus proyectos.

El taller les brinda el título de Promotores de Pro Huerta, lo que les permite desarrollar actividad en casas particulares, locales comerciales, hoteles, restaurantes, instituciones y empresas, o bien brindando ellos mismos talleres de capacitación a otras personas.

El taller tiene contenidos teóricos y experiencias prácticas en huertas, que fueron guiadas por el técnico de Pro Huerta Ignacio Floridi. “Con este título pueden hacer una huerta en cualquier superficie, como balcones, terrazas y jardines”, señaló. También explicó que en este espacio de formación, los participantes aprenden el oficio para poder desarrollarlo luego en sus vidas y en sus comunidades. “Así pueden promocionar la alimentación saludable. Los conocimientos sobre el manejo de la tierra les sirven para obtener cultivos fuertes y exitosos”, agregó.

El año pasado, este mismo curso se había realizado para cinco participantes. En esta nueva edición, se sumaron 47 personas y ya están diagramando fechas para repetirlo, por la gran cantidad de interesados.

“Antes capacitábamos a los docentes de las escuelas para personas con discapacidad, y lo más interesante es que en esta caso generamos un espacio donde los mismos chicos se capacitan. Así logran una salida laboral o la posibilidad de manejar una huerta en su casa  mejorando su alimentación y su calidad de vida”, dijo Nicolás Laffatigue, técnico del programa.

“Me gusta mucho la huerta porque aprendemos cosas para poder trabajar el día de mañana en esto. Aprendimos a plantar y se armó un gran grupo de amistad y compañerismo”, señaló Fernando, uno de los participantes. Gustavo, otro alumno, dijo: “Ahora estamos separado los plantines. Me genera mucha alegría y ganas de trabajar con mis compañeros. Mi familia está muy contenta y me apoya”. En el taller les dieron semillas, plantines y herramientas, para que puedan cumplir la meta de producir alimentos para autoabastecerse.

“A partir de este taller pueden ofrecer a los vecinos su producción u organizar huertas orgánicas en zonas vulnerables para recuperar terrenos baldíos, lo que implica trabajo comunitario, recuperación de espacios públicos y reducción de los conflictos entre vecinos”, remarcó Arturo Flier, secretario de Integración Comunitaria del Municipio de San Isidro.

 

 

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas