Ir al contenido principal

Maximiliano Fernández, la habilidad y la técnica en primera persona

Nació en Mendoza y en los Juegos Juveniles Parapanamericanos 2013 fue reconocido con la medalla de plata por su destreza en judo.
A+ A-
Maximiliano Emilio Fernández tiene 19 años, es de Malargüe, provincia de Mendoza, Argentina, y practica judo, disciplina por la que fue condecorado con la medalla de plata en la tercera edición de los Juegos Juveniles Parapanamericanos que tuvo lugar en Argentina.

“Cuando me preguntan por este deporte yo digo que el judo me eligió a mí” afirma con entusiasmo Maximiliano y agrega, “practico este deporte desde hace siete años, me gusta porque me distiende, me hace sentir bien”.

En referencia al premio obtenido, el joven mendocino asegura “siento mucha alegría por haber ganado la medalla de plata, aunque mi objetivo siempre fue ganar la de oro” y agrega “tengo una relación muy buena con mis compañeros y con mi entrenador, me incluyen en todo, soy uno más y está muy bueno eso”.

Maximiliano tiene cinco hermanos más, dos de los cuales se dedican a la práctica deportiva de fútbol y hockey. Siempre cuenta con el apoyo familiar para cada emprendimiento que se proponga.

En cuanto al desarrollo de su deporte, Maximiliano explica que “la diferencia entre luchar con un ciego y uno que ve, puede ser el primer obstáculo con el que tuve que enfrentarme en este deporte. Aunque el judo también tiene la facilidad de que tanto las personas ciegas como las que ven lo puedan practicar, sin ningún tipo de problema, porque es un deporte de contacto, que se hace tomado del otro”.

Maximiliano sueña algún día con ser cinturón negro y con participar de un Juego Paralímpico. Asimismo de este deporte destaca: “el compañerismo, la amistad y la necesidad del otro para entrenar, porque yo creo que sin el otro no sos judoca. Que el otro te preste el cuerpo para que vos practiques tu técnica es la mejor virtud del deporte”.

“Yo creo que el deporte no excluye a nadie, uno se excluye solo. Si quiero jugar al básquet o al rugby puedo hacerlo, uno solo se pone los frenos“ sostiene el mendocino que además del deporte ama tocar la batería. “Tengo una banda de folclore y estamos llegando alto con esa banda”, concluye.

La práctica del judo permite una educación física integral, potenciando, por medio del conocimiento de este deporte, todas sus posibilidades psicomotrices: ubicación espacial, perspectiva, lateralidad, empujarse, arrastrarse, saltar, rodar, caer, coordinación conjunta e independiente de ambas manos y pies, y de relación con las demás personas, haciendo uso del juego y la lucha como elemento inclusivo e introduciendo la iniciación técnico- táctico deportiva de forma adaptada.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas