Ir al contenido principal

Huertas en el Impenetrable chaqueño

Un grupo de familias de las comunidades de Villa Río Bermejito, Fortín Lavalle y El Espinillo, en Chaco, aprendieron a armar sus cultivos con ayuda del programa Pro Huerta. Los técnicos les enseñaron cómo protegerlos del clima caluroso y la escasez de lluvias para mejorar la producción.
A+ A-

Crear huertas familiares en zonas donde llueve poco es un gran desafío. Para ayudar a las comunidades chaqueñas de Villa Río Bermejito, Fortín Lavalle y El Espinillo, un equipo de técnicos del programa Pro Huerta, de Desarrollo Social y el INTA, organizó un ciclo de talleres sobre cómo armar huertas y mejorar su producción. Para las familias que viven ahí resultó una experiencia exitosa porque hoy producen y consumen sus propios alimentos. Algunos, incluso, proyectan la venta de los excedentes, lo que les les permitirá mejorar sus ingresos.

Hace siete meses Pro Huerta llegó a esta zona del Impenetrable chaqueño para entregar semillas a los vecinos y capacitarlos sobre cómo poner en marcha espacios de cultivo en sus casas. El objetivo principal fue que las familias pudieran mejorar su alimentación.

“Lo que caracteriza a una huerta familiar no es el tamaño, sino quién realiza el trabajo y quién se beneficia del producto de esa huerta”, explica Manuel Fernández Beyro, integrante de Pro Huerta.

“Tener una huerta es una ventaja muy grande. No tenés que andar comprando una cebollita, un perejil, un repollo”, explica Leonor Muro, quien vive en Fortín Lavalle, una localidad de 1.500 habitantes. Junto a su familia aprendió a utilizar una superficie pequeña para producir alimentos frescos para autoconsumo. A pesar de los desafíos que enfrenta a diario por las condiciones climáticas -llueve muy poco y tiene que regar cada dos días- Leonor proyecta agrandar su huerta: “Pienso vender algunas verduras como lechuga, acelga, repollo, arvejas, cebolla de verdeo y tomates”.

A unos kilómetros de allí, el productor Luis Alberto Palomino trabaja la tierra con dedicación, junto a su esposa Marisol y sus hijas Maricel y Anabella. “En Villa Río Bermejito no sabíamos sembrar en espacios pequeños y con las capacitaciones cambiamos eso. Hay que darle cariño a las plantas, poner tierra, sembrar, regar, cuidar que no tengan insectos, es mucho trabajo”, explica Luis.

Además, este productor cuenta que ahora mejoraron la alimentación de la familia. “La acelga la usamos para hacer tarta, la cebolla de verdeo para las tortillas; y con la remolacha y la zanahoria hacemos jugo”, finaliza Luis, quien ya comenzó el camino hacia la comercialización de los excedentes de su producción, para mejorar los ingresos familiares.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE PRO HUERTA: A través de este programa, Desarrollo Social y el INTA realizan un aporte para mejorar y diversificar la alimentación de las comunidades. El acompañamiento del programa incluye la creación de huertas orgánicas en hogares e instituciones, las capacitaciones y los recursos como semillas, plantines frutales y herramientas para que puedan generar su propio espacio de cultivo. Si querés crear tu propia huerta orgánica, comunicate con la Agencia de Extensión Rural que el programa tiene en tu provincia. Para localizarlas y encontrar sus datos de contacto, ingresá al mapa interactivo del ministerio.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas