Ir al contenido principal

Camila Almada, una historia de solidaridad y aprendizaje

Es cordobesa, tiene 13 años e integra el equipo Sub 14 de hockey femenino. Participó por primera vez de los Juegos Nacionales Evita en 2013.
A+ A-

Camila Almada vive en Villa Serrana, un barrio humilde de la provincia de Córdoba. Tiene 13 años y es arquera del equipo de hockey femenino en la categoría Sub 14. Participó por primera vez de los Juegos Nacionales Evita en 2013 y aunque hace tres años que practica este deporte, la experiencia le sirvió para perfeccionarse y aprender del otro.
“Empecé a jugar hockey cuando una compañera del colegio practicaba este deporte, un día fui a la casa y me llevó con ella a la cancha” señala entusiasmada Camila. Y agrega “de este deporte me gusta todo, decidí ser arquera porque soy muy inquieta y no iba a dejar pasar la pelota”.

Camila vive junto a sus padres y sus dos hermanos más pequeños, cuenta con el apoyo incondicional de su familia y cuando se enteró que fue seleccionada para venir a competir a los Juegos Evita relata que “un día estaba entrenando y la profesora nos llamó a mí y a otras chicas más y nos dijo que íbamos a ir a Mar del Plata, a los Juegos Evita, yo no sabía, no entendía, creí que Mar del Plata era otra cancha a la íbamos a competir” comenta sonriente la deportista.

Asimismo, la joven cordobesa a quien sus compañeras llaman “ardilla” por ser pequeña y movediza destaca que jugar al hockey “es una sensación inexplicable, estoy esperando salir del colegio hacer la tarea y estudiar toda la semana, para poder ir a entrenar el día que me toca” y afirma: “mi sueño es jugar en las Leonas y ser como Luciana Aimar, me encanta todo de ella”.

En cuanto a la incorporación de esta disciplina a los Juegos Evita Camila considera que “este deporte tenía que estar en los Evita porque el hockey es uno de los deportes que nos representan en el mundo”. Y si de su experiencia con el equipo se trata, asegura “estamos mejorando, en cada partido aprendemos algo. De estos juegos me llevo todo” concluye.

Su entrenadora Andrea Acuña, desde hace cinco años trabaja en un programa de hockey social con escuelas de zonas marginales en Córdoba capital. Empezó con 14 nenas y en la actualidad entrena más de 250 alumnas de las Villas La Tela, el Tropezón, 16 de noviembre, Cooperativa Atalaya y Villa Serrana. De allí seleccionó 10 chicas para que puedan ir a Mar del Plata a competir a los Juegos Evita a representar a la provincia.

“Camila es la ardilla del equipo y cuando vio que su compañera estaba triste y no quería atajar más ella me dijo “profe yo voy a atajar” y lo hizo de una forma solidaria, porque sabía que el equipo se iba a quedar sin arquera” relata la entrenadora Andrea.

Acuña asegura transmitirles a las chicas los valores del equipo. Que esta experiencia sea un puente, una herramienta para que vean que hay otras oportunidades. “Acá aprendimos la tolerancia, la solidaridad, el respeto, el compañerismo, el preocuparse por el otro, y eso te hace ser un buen jugador en el equipo”, describe emocionada Andrea y destaca que “cuando los otros profesores veían que no teníamos algunos recursos para jugar venían otros equipos y nos prestaban un casco o un palo, esa solidaridad y ese cariño me hace sentir orgullosa. Ese es el espíritu de los Juegos Evita”, concluye satisfecha la entrenadora.

 

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas