Ir al contenido principal

Marca Colectiva: la identidad del trabajo asociativo

Esta herramienta permite la consolidación de los grupos de emprendedores. Fortalece la producción y la comercialización a través de capacitaciones, ferias y eventos en todo el país.
A+ A-

Una marca distingue, consolida, posiciona. Es un signo distintivo común para identificar un producto o servicio. La Marca Colectiva, en cambio, representa valores: el trabajo asociativo, las identidades locales y métodos productivos comunes para cada uno de los productos realizados por agrupamientos de emprendedores de la Economía Social.

Esta herramienta constituye un recurso sustentable que, mediante el fortalecimiento del desarrollo local, profundiza el modelo de crecimiento económico. A través de ella se consolidan y fortalecen emprendimientos productivos, mediante la asociación y el vínculo con otros emprendedores. Detrás de cada producto hay un saber, una historia, un sentimiento.

La Marca Colectiva le permite a los distintos emprendimientos acceder a capacitaciones y asistencia técnica. De este modo las distintas iniciativas pueden sumar valor agregado a sus elaboraciones. Asimismo, se facilita su participación en ferias y eventos de todo el país, para que puedan llegar con sus productos a una gran cantidad de personas y así obtener la visibilidad que les permita abrir nuevos canales de comercialización.

Una de esas historias está plasmada en Mercado de la Estepa, una asociación civil de Río Negro de la que participan 350 familias. Allí, se promociona la producción artesanal de pequeñas comunidades. Los parajes cercanos, debido a las extensas distancias que los separan de grandes centros urbanos y a las dificultades del clima y el transporte, no tenían oportunidades para comercializar sus productos a mayor escala.

Los emprendedores, mediante la Marca Colectiva, obtuvieron el nombre “Quimey Piuké” que en mapuche significa “corazón bueno”. Todos los artículos tienen un signo que los identifica y que garantiza su calidad. A través del Ministerio de Desarrollo Social fueron capacitados para mejorar la calidad de productos, su alcance, comercialización y también para establecer vínculos fuertes con otros productores. Asimismo, obtuvieron precios justos por estar asociados con otros emprendedores y artesanos, y establecieron el “banco de lana”, que les asegura el acceso a materia prima de calidad para todos los productores.

Ana Basualdo, una de las integrantes de Mercado de la Estepa sostiene que la Marca Colectiva le da una identidad al grupo. Roberto Kilmeate, otro miembro de la iniciativa patagónica, destaca la importancia del hecho de que el consumidor sepa a quien le compra, dónde compra y de dónde proviene, como se puede ver en el minuto 36 del video que sigue a continuación y donde se narran las diferentes historias que conforman el emprendimiento.

 

El Mercado de la Estepa es sólo un ejemplo de las más de 200 marcas colectivas que existen en la actualidad, donde prevalecen la organización y la solidaridad como generadores de una mayor inclusión y oportunidades. Asimismo, otras 400 se encuentran en trámite.

Desde que en 2008 se sancionó la Ley 26.355, por la cual se instauró por primera vez en el país el régimen de Marca Colectiva, los emprendimientos crecieron de manera exponencial. No solo crecieron en su cantidad de integrantes, sino en su calidad y cantidad de productos y servicios. Las marcas colectivas han colaborado significativamente en la inserción comercial de las economías tradicionales.

La Marca, para ser colectiva, debe ser solicitada por al menos tres personas, no existiendo un límite máximo de cantidad de emprendedores que deseen hacerlo. La marca que se registra como “colectiva” goza de las mismas características que las registradas de manera tradicional, con la diferencia que en este primer caso, el trámite es totalmente gratuito.

Esta Ley estableció una competencia compartida de dos áreas del Estado nacional para la obtención del registro de la Marca Colectiva por parte de los actores de la economía social. Por un lado, el Ministerio de Desarrollo Social, en cuanto a la detección, acompañamiento, institucionalización de los agrupamientos, y preparación de toda la documentación pertinente para la tramitación. Por el otro lado, el Ministerio de Industria, más precisamente el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI), en el cual se verifica el cumplimiento de los requisitos necesarios para la obtención del registro de Marca.

 

LA UNIÓN HACE LA FUERZA 

Uribe Pueblo Natural fue creada en 2010 por un grupo de emprendedores. La finalidad era promocionar el turismo local ofreciendo excursiones, y al mismo tiempo, abrir nuevos canales de comercialización de los productos artesanales de la región.

El Ministerio de Desarrollo Social fortaleció el proyecto, proporcionándoles un signo distintivo para todas sus producciones. Así nació “Uribe Pueblo Natural”. Con esta herramienta, los productores y artesanos destacaron las particularidades, servicios y productos que brinda Uribelarrea, un pueblito ubicado a 90 km de Buenos Aires, en materia de turismo rural, otorgándoles valor agregado, mayor visibilidad y garantizando su calidad a través de las capacitaciones y el diseño del logo de la marca colectiva.

Así, actualmente promocionan al pueblo como destino turístico de manera asociada y solidaria, en lugar de hacerlo de forma individual. El circuito turístico que propone Uribe Puebo Natural, comprende rubros diversos como gastronomía (fiambres caseros y picadas, quesos y dulces de leche de cabra, cerveza artesanal, restaurantes) talabartería (artículos regionales), alojamiento (hostales y hosterías) y espacios de recreo (chacras, casas de té).

Para este emprendimiento, como en muchos otros casos, fue importante tener una Marca Colectiva, ya que mejoraron ampliamente la comercialización a través de los espacios que les brindó Desarrollo Social en ferias como la de la Navidad. Esto fue posible gracias al volumen y variedad de productos, que les dio la consolidación como grupo asociativo.

Con más de siete años y con un camino poblado de emprendedores que vieron crecer sus proyectos, incluso algunos trascendiendo las fronteras del país, la Marca Colectiva, es un recurso sustentable que fortalece el desarrollo local y así profundiza el modelo de crecimiento económico. Más de 600 emprendimientos, entre los conformados y los que aún están en trámite, se distinguen, consolidan y posicionan mediante la marca, un aval de esta nueva economía solidaria.

Para acceder al programa Marca Colectiva, acercate al Centro de Referencia más cercano a tu domicilio. Encontralo en el mapa interactivo.

 

Ilustración de mapa interactivo

"Este es el desafío: que la economía solidaria se consolide de tal manera que tenga la fuerza de la energía social que la sustenta”.

Alicia Kirchner

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas