Ir al contenido principal

Ya son más de 400 mil las huertas familiares en el país

A través del programa Pro Huerta, las personas aprenden a cultivar frutas y verduras para mejorar su alimentación. También se les brinda asesoramiento para emprender proyectos comunitarios y comercializar excedentes.
A+ A-

Las huertas orgánicas posibilitan mejorar los hábitos alimentarios y también son una fuente de trabajo para aquellas familias que comercializan las frutas y verduras que cultivan. Para difundir esta técnica, el programa Pro Huerta, que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Social junto a profesionales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), enseña distintas formas de cultivo y brinda herramientas para que las personas puedan producir alimentos en sus casas. En el país ya hay más de 400 mil huertas familiares, 192 mil granjas y 12 mil huertas comunitarias y escolares.

En total, el Pro Huerta beneficia a una población de 2,8 millones personas a las que le facilita recursos como semillas, plantines frutales, animales de granja y herramientas. También se les brinda asesoramiento para que puedan vender lo que cultivan en el barrio o en feriasDe este modo, se busca que familias vulnerables tengan acceso a una alimentación adecuada y puedan mejorar su calidad de vida.

El programa enseña los principios básicos para crear, cuidar y mantener una huerta, así como también brinda cursos sobre manejo de plagas, alimentación, nutrición y preparación de alimentos. Luego, reparte semillas dos veces por año, una en otoño-invierno y otra en primavera-verano. Dependiendo qué se necesita en cada zona del país, entrega en las granjas aves ponedoras de huevos y aves camperas, que son para carnes. En total, trabaja con el 90% de los municipios y distribuye 800 mil kits de semillas en escuelas, delegaciones, hospitales e iglesias.

Los que tienen espacio en sus casas, aprovechan para sembrar frutas y verduras para consumo personal. “Lo más lindo de tener mi propia huerta es que aprendí a saborear y cuidar con amor lo que voy a consumir cada día”, contó Luciana Santarrelli, quien hace cuatro años se capacitó en Rosario y desde entonces cultiva en un pequeño patio.

En muchos otros casos, hay personas que se organizan para crear huertas comunitarias en predios más grandes para entregar alimentos a los vecinos que más lo necesita. “Nosotros tenemos una huerta en la que todo lo que cultivamos lo repartimos en el hogar de ancianos, la unidad sanitaria local y entre la gente del barrio”, explicó María Blanco, una de las tantas personas que cultiva en Lincoln, provincia de Buenos Aires.

Otro de los objetivos es que cada zona tenga acceso a agua potable para consumo personal y riego. Es por eso que brinda asistencia técnica y financia obras hidráulicas en las regiones del noreste, Cuyo, Pampeana y Patagónica. “El acceso al agua es fundamental para una política alimentaria”, aseguró Ana María Volpato, subsecretaría de Políticas Alimentarias del Ministerio de Desarrollo Social de La Nación.

Infografía explicativa de INTA sobre Pro Huerta.

MÁS SOBRE PRO HUERTA: El programa busca que todos tengan la oportunidad de generar su propio sustento alimentario. Para eso, especialistas brindan recursos y capacitaciones en todas las provincias del país. Encontrá el más cercano en el mapa interactivo del ministerio.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas