Ir al contenido principal

El microcrédito: confianza y apoyo para grandes transformaciones

Con más de 250 mil partidas entregadas, este programa del Ministerio de Desarrollo Social se ha convertido en uno de los ejes de las políticas de generación de empleo y redistribución del ingreso en nuestro país.
A+ A-

Desde 2006, el microcrédito es una política de Estado que brinda una oportunidad para que miles de personas que desarrollan emprendimientos productivos puedan organizarse, capacitarse y mejorar sus condiciones de trabajo. Luego de haber entregado más de 250 mil partidas, el Ministerio de Desarrollo Social logró fortalecer la organización social; fomentar el trabajo y la producción solidaria. También favoreció la creación de valor en origen y generó condiciones para el desarrollo de encadenamientos productivos.

Esta herramienta está comprendida dentro del programa nacional de Microcrédito para la Economía Social y representa mucho más que un préstamo pequeño con baja tasa de interés. Quienes lo reciben, conforman un entramado sustancial de valores, solidaridades y compromisos que considera a cada persona en su identidad comunitaria. Se otorga en forma escalonada, gradual y creciente, y es complementado con acompañamiento técnico, vinculación organizativa y espacios de comercialización.

Por ello, se ha convertido en un poderoso instrumento de democratización y distribución del ingreso:

• A través del programa se han generado 247 mil nuevos puestos de trabajo

• Más de 165 mil emprendimientos productivos han recibido este apoyo económico

• Más de 5 mil son los promotores que brindan acompañamiento y asistencia técnica

• Más de mil 500 fueron las organizaciones de microcrédito que se han constituido

• El índice de recupero es del 92%

• La tasa de interés es sólo del 6 % anual

• El programa lleva más de 500 millones de pesos invertidos

Su modalidad de implementación comprende instancias de construcción colectiva y organización donde se valora la palabra, el compromiso comunitario y la actitud solidaria. Bajo este enfoque, se crean mayores oportunidades de trabajo y mejoras en la calidad de vida de los sectores populares.

infografía

 

Los trabajadores y trabajadoras de la economía social tienen necesidades y características muy diversas, por lo cual se establecen diferentes formas de acceso al microcrédito. En este esquema, los promotores tienen un rol estratégico: identifican y acompañan a los trabajadores en sus comunidades considerando variables personales, sociales y económico-productivas.


Una política con características únicas en la región

El programa de microcrédito consolida una nueva relación Estado-Sociedad basada en la complementariedad y una mirada integral de los territorios. La modalidad de gestión asociada que lo caracteriza asegura una rápida expansión y concreción en el territorio. Paralelamente, amplía la participación y el fortalecimiento de las organizaciones sociales dando lugar a un verdadero proceso revolucionario en Argentina y en América Latina.

Muchas organizaciones intervienen en los ámbitos de toma de decisión de los Consorcios de Gestión Local. Estos son espacios provinciales o municipales, integrados por representantes del sector público y privado, donde se discute la política crediticia local y se administran los fondos públicos de microcrédito.

Entre las Redes de Gestión Asociada, que actúan en una o más provincias con una identidad propia, se distingue el Banco Popular de la Buena Fe. El mismo busca mejorar la calidad de vida de los sectores vulnerables con total protagonismo de los mismos. Nuclea a 19 provincias representadas por organizaciones locales, a partir de una metodología basada en la educación popular y el comercio justo.

infografía

 

Asimismo, a partir de la Ley 26.117 de promoción del microcrédito, nuevas institucionalidades han sido originadas para facilitar la implementación del programa bajo condiciones claras para la generación de trabajo con inclusión social. Entre estas, se encuentra la Comisión Nacional de Microcrédito (CONAMI). Por otra parte, en los gobiernos provinciales y en muchos municipios se han creado áreas específicas de economía solidaria.

Al evaluar el alcance de esta política, la ministra Alicia Kirchner expresó: “¿quién se va a interesar en ese pequeño artesano o en ese pequeño emprendedor sino el Estado? Una vez que el emprendedor logra desarrollar sus capacidades al máximo, retribuye ese capital enseñándole a otros. El desafío es llegar a más gente pero fundamentalmente desde el fortalecimiento institucional. Tenemos que continuar construyendo y fortaleciendo la organización popular”.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas