Ir al contenido principal

Cerca de las familias de Ibicuy

Los ministerios de Desarrollo Social, Salud y Defensa participaron de un operativo conjunto para asistir a la gente de esa localidad del Delta entrerriano que perdió todo tras la crecida del río. Ahora se preparan los dispositivos de ayuda para cuando el agua baje y comience el momento de la reconstrucción y la vuelta a casa.
A+ A-

Cuando los ríos del sur entrerriano desbordaron los terraplenes y avanzaron sobre las casas este verano, las familias que habitaban la tranquila localidad ribereña de Ibicuy cambiaron su vida por completo. En Mazaruca, una de las islas más afectadas por la creciente, el agua tardó sólo cinco horas en inundar por completo el paraje, y las 72 familias que vivían allí apenas pudieron retirar algunos bienes. Desde entonces, el Ministerio de Desarrollo Social trabaja en la asistencia, el acompañamiento y la organización de los recursos para atravesar la crisis, al tiempo que ya se están delineando las acciones para la vuelta a casa, cuando el río baje y permita comenzar la reconstrucción y recuperación.

En esta primera etapa de la inundación, los ministerios de Defensa, Desarrollo Social y Salud se propusieron llegar a las familias que permanecen en Mazaruca, Argentina, La Arenera, Puerto Ibicuy, Boca del Pavón, Arroyo Lechiguanas y Cinco Bocas. El objetivo fue llevar medicamentos, vacunas, agua potable, mantas, repelente y contención social. Viajaron médicos, psicólogos y trabajadores sociales. Viajaron a Ibicuy, donde asistieron en los centros de evacuados, el hospital y una salita sanitaria. Así recorrieron los parajes inundados mediante la lancha patrullera ARA Río Santiago de la Armada Argentina y botes de la Infantería de Marina.

“Me encontré con islas bajo el agua, que tienen que habrá que reconstruir para que vuelvan a nacer”, explica Laura Polo, trabajadora social del Ministerio de Desarrollo. Y asegura: “La idea es regresar cuando baje el agua y ver en qué podemos acompañarlos”. Al retornar del operativo, los equipos comenzaron a diseñar los dispositivos de ayuda para cuando las familias emprendan la vuelta al hogar. Los relevamientos realizados en el lugar permiten proyectar ayuda para la reconstrucción de los hogares y la actividad rural que les daba sustento. Para esto se evalúa entregar ayuda económica,  programas para que puedan comprar los muebles perdidos y sistemas de microcréditos que les permitan recuperarse.

Mazaruca se ubica a 25 kilómetros de la ciudad de Ibicuy. Hasta allí se trasladaron las familias inundadas, principalmente las mujeres con las niñas y niños. Algunos tenían familiares que los hospedaron y otros se instalaron en los centros de evacuados organizados por la Municipalidad de Ibicuy. Pero hay siete familias que decidieron permanecer en el centro de evacuados que se instaló en la parte más alta de la isla. Allí funciona una salita sanitaria y un comedor comunitario. Aunque cuentan con dos lanchas para realizar traslados, estos vecinos viven aislados.

La velocidad con la que el agua penetró el terraplén del pueblo no dio tiempo a nada. En las inundaciones de los años ’80 y ’90, les había dado un margen mayor. “Esta vez el agua entró superando el terraplén, como cuando una palangana se rebalsa”, explicó una lugareña. En Mazaruca, el equipo de Desarrollo Social está ayudando a Carmen Saucedo, quien se quedó en el centro de evacuados de la isla junto con su marido para cuidar sus vacas, cerdos y gallinas, mientras esperan pacientemente el descenso del agua para volver al hogar.

 

Carmen suele viajar en bote por las calles inundadas de Mazaruca, desde el centro de evacuados hacia su casa. Cuando pasa por el sector que supo ser el jardín delantero, repasa el proyecto de ampliación que quedó inconcluso: estaba realizando mejoras para recibir a las familias de sus cinco hijos. Pero no se rinde. Espera que el agua baje para volver y así reconstruir su huerta y su casa.

La segunda etapa del trabajo del ministerio comienza cuando el agua se retira y las familias retornan a sus casas. “Vamos a necesitar ayuda para mejorar nuestra casa. Hay que limpiarla y pintarla”, señala Carmen.

En Bocas del Pavón los equipos de emergencia asistieron a las familias que siguen viviendo en la planta alta, incluso con varios niños. En estos parajes la situación de las familias que no evacuaron es extrema, ya que no tienen medios de transporte, excepto un pequeño bote. Por eso allí se profundizó la campaña sanitaria, que se centró en la prevención de enfermedades como la leptospirosis, el dengue y el tétanos.

“Es importante que sepan que estamos trabajando para ellos y que no vamos a olvidarlos, estamos dando lo mejor de nosotros para que puedan salir adelante. Y sabemos que es difícil cuando el agua se lleva todo lo que construiste con los años”, reflexionó Martín Rivero, médico del ministerio de Salud.

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas