Ir al contenido principal

Adultos mayores: dejando atrás viejas representaciones

Desarrollo Social impulsa un cambio de paradigma para que las personas mayores dejen de ser objeto de prejuicios y se conviertan en sujetos activos y protagonistas de su tiempo.
A+ A-

 

Dos imágenes antagónicas suelen representar a los adultos mayores de nuestra sociedad. Para algunos, son los “viejos”, término que suele aludir a los propios padres y que, dicho con un tono agresivo, revela su uso peyorativo, discriminador. En contraposición a ello, surge una imagen llena de ternura y simpatía: la de la “abuelita” que teje o el “nono” que mira televisión todo el día. Tal vez así se pretenda reparar el daño provocado por la primera de las representaciones.

A pesar de parecer contradictorias, estas imágenes tienen como referencia un mismo universo simbólico. El que caracteriza a los adultos mayores como improductivos, inactivos, irritables, aislados, seniles, indefensos, dependientes, débiles e incapaces. En definitiva, como personas imposibilitadas de cumplir roles sociales, que constituyen una carga familiar o comunitaria.

Las políticas implementadas por el Ministerio de Desarrollo Social, buscan quebrar este paradigma. Las mismas consideran a los adultos mayores como sujetos activos, y además, como protagonistas de las transformaciones de nuestro país. Tienen como objetivo el fortalecimiento de la identidad individual y colectiva de estos actores sociales, al promover su participación y desarrollo integral.

Así lo viven los miembros de la residencia de Puertas Abiertas “Santa Ana”, ubicada en el partido de General San Martín, provincia de Buenos Aires. En el siguiente video se puede apreciar, de la propia voz de los protagonistas, la alegría de sentirse comprendidos, integrados a la comunidad y el entusiasmo por relacionarse socialmente y estrechar lazos de amistad.

Como una forma de canalizar estas voluntades, a través de la iniciativa “La experiencia cuenta” se organizan capacitaciones impartidas por personas mayores destinadas a jóvenes y personas de mediana edad que deseen y necesiten aprender oficios. Algunos de ellos son: albañilería, apicultura, cocina regional, carpintería, costura, serigrafía, electricidad, zapatería, herrería, producción de chacinados, jardinería, escultura, pastelería, pintura decorativa, telar criollo y mapuche, Ñandutí y Ahoó-poí (artesanía indígena paraguaya) y mosaico, entre otras propuestas de formación.

Durante 2013 se realizaron 32 proyectos de distintas provincias del país, donde 96 personas mayores capacitaron a más de 1900 participantes. De este modo, se recuperan los saberes y habilidades que nuestros adultos mayores poseen para ponerlos a disposición de la comunidad. Este programa convierte la experiencia acumulada en todo una vida de trabajo en nuevas herramientas que mejoran el posicionamiento en el mercado laboral de los jóvenes.

Los adultos mayores también tienen una actitud crítica frente a la realidad y buscan transformarla. A través de las “Jornadas Intergeneracionales”, junto a los jóvenes, dialogan, reflexionan y proponen acciones para mejorar la calidad de vida en sus comunidades. En cada encuentro, organizado bajo la modalidad de taller, también se afianzan los lazos entre ambas generaciones. Para ello, primero deben superar los estereotipos sociales que cada grupo social tiene sobre el otro.

En 2012, más de 1.100 personas participaron de esta iniciativa. Se llevaron adelante encuentros intergeneracionales en Jujuy, Corrientes, Bariloche, San Juan, y en los partidos de Almirante Brown y Pilar del conurbano bonaerense. En cada uno de ellos, jóvenes y adultos mayores crearon un espacio de reconocimiento y de solidaridad, unidos en un mismo proyecto de cambio social.

 

Imagen ilustrativa infografía Adulto Mayores

Contrariamente a lo que se cree, las personas mayores también llevan adelante un estilo de vida saludable y dinámico desde la actividad física. Lo hacen, por ejemplo, mediante el programa “Bien Activos”, que está dirigido a mayores de 60 años y a las diferentes organizaciones de este grupo social. Busca construir una nueva cultura de la actividad física e incluir cada vez más personas a los beneficios integrales del deporte.

Más de 3.400 personas mayores de ciudad, provincia de Buenos Aires y de Córdoba ya forman parte de este programa que se implementa en 84 sedes, como Centros Integradores Comunitarios (CIC), plazas y centros de jubilados. Además allí realizan juegos, talleres temáticos y otras actividades que responden a las necesidades e intereses de los participantes.

infografía

 

De este modo, frente a aquel universo simbólico cuyas imágenes del adulto mayor oscilan entre el desprecio y la ternura, emerge una nueva mirada impulsada por estas políticas sociales que se constituyen en un modelo regional. En ellas, a la par de los jóvenes, las personas mayores reflexionan, debaten, toman iniciativas y asumen un rol protagónico en la consolidación del proyecto de país. Como si la frontera entre ambas generaciones fuera sólo un prejuicio.

"No hay que temerle al cambio, que debe ser desprejuiciado y creativo para incluir a los adultos mayores en la sociedad".

Alicia Kirchner

Video de MDSTV

Tag Cloud Novedades

Más Información

Descargas

Normativas