El ex edificio MOP posee un valor patrimonial e histórico para todos los argentinos. Allí funcionan actualmente las sedes centrales de los Ministerios de Desarrollo Social y Salud de la Nación. Nacido como bastión de la arquitectura moderna, hoy, este rascacielos de 93 metros de altura expresa en su fachada el reconocimiento a la figura de Eva Perón, como hito y emblema de las políticas sociales.

Ubicada en la avenida 9 de Julio, entre las avenidas Belgrano y Moreno, en el barrio de Montserrat, la edificación fue pensada para centralizar las oficinas del por entonces Ministerio de Obras Públicas (MOP). Comenzó a construirse en 1934 y se inauguró en 1936, siendo el primer rascacielos de Buenos Aires que además fue financiado por el Estado nacional. Se caracteriza por su estilo racionalista: volúmenes cúbicos articulados, sin elementos decorativos, y materiales de hormigón armado facilitan la funcionalidad del espacio interno.

El proyecto fue diseñado por el arquitecto José De Hortal y realizado por Alberto Blanco. Cuenta con 22 pisos, dos sótanos, planta baja, azotea y terraza de observación. Dentro del mismo estilo se destacan otros íconos urbanos como el edificio Kavanagh y el cine Gran Rex.

Este edificio ha sido testigo de hechos importantes de nuestra historia. En 1951, se realizó allí la primera transmisión de televisión a través de una antena instalada en la terraza. Y más recientemente, a principios 2010, ese mismo espacio alojó la antena que transmitió la primera señal de Televisión Digital Terrestre (TDT), libre y gratuita. De este modo marcó un hito importante para la historia de la televisión del país.

En 2002, el ex edificio MOP fue declarado Monumento Histórico Nacional. Mientras que en 2010 la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner declaró a Eva Perón como “Mujer del Bicentenario” y decidió plasmar dos imágenes suyas en las caras de los pisos superiores. Asimismo se dio inicio a la puesta en valor del edificio, que se encontraba deteriorado, mediante obras de restauración de fachadas y terrazas.

En la fachada norte, que da hacia el Obelisco, se plasmó el mural “Eva”. El retrato plasma una interpretación de la famosa foto del “Día del Renunciamiento”. Recuerda el discurso pronunciado por Evita en el Cabildo Abierto que había convocado la Confederación General del Trabajo (CGT), exigiendo su candidatura a la vicepresidencia para el segundo mandato de Juan Domingo Perón. Días más tarde, Evita anunció por radio que no aceptaría. Es el retrato de una Eva combativa, que recuerda su voz resonando en el amplio espacio de la Avenida 9 de Julio.

Mientras que la imagen sobre el lado que mira hacia Constitución es una interpretación de la Eva difundida por la tapa del libro “La Razón de mi Vida”. Su mirada, su boca y la flor de la solapa representan una Eva solidaria, emblema de la justicia social. Diseñadas por el artista plástico Daniel Santoro y construidas por el escultor Alejandro Marmo, estas imágenes se incorporaron para siempre al paisaje porteño.

Durante 2012, como parte de los homenajes realizados a Evita con motivo del 60° aniversario de su desaparición física, se realizaron dos proyecciones especiales de imágenes y frases célebres, conocidas como mapping. Estas intervenciones audiovisuales, presenciadas por miles de personas, fueron acompañadas por una muestra fotográfica  con gigantografías sobre diversas etapas de la actividad política de Evita.

Imprimir

Con sus 75 años de historia, testigo de grandes momentos políticos y culturales de la Argentina, el edificio del MOP fue y seguirá siendo, sin duda, uno de las construcciones más emblemáticas y relevantes de la ciudad de Buenos Aires.

 

CURIOSIDADES ACERCA DEL EDIFICIO

  • En 1791, en el terreno que hoy ocupa el edificio, había una plaza de toros
  • Una de las cuatro entradas del edificio se encuentra sobre el Pasaje Aroma, que antiguamente era conocido como Callejón del Pecado por su agitada vida nocturna
  • El proyecto original comprendía una torre gemela unida por un arco triunfal
  • Tiene forma de U para favorecer la entrada de luz y una mayor ventilación de las oficinas
  • Es el único edificio que tiene dirección en la Avenida 9 de Julio
  • En cada uno de los extremos del frente principal se realizaron dos esculturas en estilo art déco que simbolizarían la corrupción que en plena Década Infame habría rodeado la construcción del edificio. La Argentina vivía la denominada Restauración Conservadora, caracterizada por el fraude electoral, el autoritarismo, y la proscripción de los partidos políticos

 

Durante la década del ‘90 se propuso su demolición para liberar el tránsito. También se pensó la posibilidad de trasladarlo. Para eso, fueron contratados expertos internacionales, considerándose la posibilidad de realizarle un corte en los primeros pisos y facilitar su posterior traslado